Para que nos conozca un poco mejor, hoy vamos a presentar el origen de nuestro nombre “El Loco Vendiendo Sabiduría”.
Como ya lo ha podido ver en nuestra página web http://www.lvs2.es/, viene del nombre de una fábula de La Fontaine cuya moraleja es “El que pensabamos loco, quizá no lo está tanto”.
Considerabamos que sencillamente este nombre encajaba perfectamente con nuestra actividad. En efecto, las ideas las más creativas e innovadoras propuestas por los departamentos marketing o de tecnologías pueden algunas veces ser consideradas como locas, y resultar sin embargo apuestas muy éxitosas…
Esa es nuestra apuesta: prestar servicios con alto contenido creativo y ofrecer soluciones innovadoras.
“Huid siempre de los locos, es el mejor consejo que puedo daros. Abundan en la corte, y suelen gustar de ellos los príncipes, porque asestan sus tiros a los bribones y a los majaderos. Iba gritando un loco por las calles y plazuelas que vendía sabiduría, y muchos crédulos corrían a comprarla. Hacíales extrañas gesticulaciones, y después de sacarles el dinero, les obsequiaba con un tremendo bofetón y un bramante de dos brazas de largo. La mayor parte de los engañados se sulfuraba; pero, ¿de que les servía? Quedaban burlados doblemente: lo mejor era tomarlo a risa o marcharse sin abrir la boca con el bramante y la bofetada. Buscar a aquello algún sentido hubiera sido hacerse silbar como solemnes mentecatos. ¿Qué razón explica los actos de un loco? El azar es la causa de todo lo que pasa en una mollera trastornada. Pero, cavilando sobre el bofetón y el bramante, uno de los burlados fue a buscar a cierto doctor varón, que sin vacilar le contestó: “El hilo y la bofetada son preciosos jeroglíficos: toda persona de seso debe mantenerse apartada de los locos la longitud de ese cordel. Y si no lo hace así, se expone a atrapar algún moquete. No os engañó el loco: vende sabiduría.
Jean de La Fontaine es un escritor francés del siglo XVII, que sigue siendo hoy en día muy famoso por sus fábulas que siempre conllevaban su toque de sonrisa y humor como el Gato y los ratones, la cigala y la hormiga o la liebre y la tortuga.